Orreaga-Roncesvalles

Orreaga-Roncesvalles

Roncesvalles es, quizás, el segundo lugar más emblemático de la ruta jacobea, por detrás de Santiago de Compostela. Por aquí pasan peregrinos de los cinco continentes, que inician su camino por la calle mayor de Europa.

Cruz de los Canónigos en el Camino de Santiago en Auritz/BurgueteOrreaga/Roncesvalles conserva un poso único de historia, leyenda, cultura y arte. Un lugar de referencia por ser el punto mayoritariamente elegido por los peregrinos que comienzan el Camino de Santiago en España. También por ser escenario de la mítica derrota de Carlomagno, tantas veces cantada y contada. Este hermoso paraje en el Pirineo navarro, rodeado de bosques de haya, roble y abeto, conforma además un magnífico ejemplo de arquitectura medieval. Allí descansa Sancho VII el Fuerte.

Este enclave, por su situación estratégica para atravesar la cordillera pirenaica, ha sido un lugar de paso natural para caminantes desde tiempos inmemoriales. Foco de confluencia de muy diversas culturas. Aquí escenifica la tradición oral el trágico descalabro del ejército de Carlomagno en el año 778. Cuando se retiraba, después de perder Zaragoza y destrozar las murallas de Pamplona, el caballero Roldán y toda la retaguardia del ejército franco fueron abatidos. Un capítulo que quedó recogido en la famosa “Chanson de Roland”, un poema épico escrito a finales del siglo XI en francés antiguo y que se atribuye a un monje normando llamado Turoldo.

No se sabe con certeza cuándo comenzaron las peregrinaciones, pero ya en el siglo IX arranca el culto a Santiago. Para asegurar el tránsito de los peregrinos, en 1127 el obispo de Pamplona, Sancho de la Rosa, decidió crear una cofradía que se encargara de la atención a los caminantes. Los siglos XIII y XIV fueron los de mayor desarrollo y expansión.

CONJUNTO MONUMENTAL

El peregrino y el visitante que hoy se acercan hasta Roncesvalles encuentran un extraordinario conjunto histórico-monumental, con edificios de gran valor como la Colegiata, construida a finales del siglo XII y principios del XIII. Tras la explanada de acceso que nos lleva hasta la Casa Prioral y el Museo Biblioteca, atravesamos un pequeño túnel que nos permite entrar a los edificios más significativos. La iglesia colegial de Santa María, un bellísimo ejemplo de gótico francés, cuyo altar mayor está presidido por una talla del siglo XIV de Santa María de Roncesvalles.

Desde el claustro se puede pasar a la capilla de San Agustín, que custodia la tumba de Sancho VII el Fuerte. Allí están las mazas y las cadenas que, cuenta la leyenda, el rey navarro arrebató a Miramamolín en la batalla de las Navas de Tolosa (1212).

El edificio más antiguo de todo el conjunto es la capilla del Sancti Spiritus, más conocido como el silo de Carlomagno, románico del siglo XII. Junto a este se encuentra la iglesia de Santiago. En el museo se conservan, además, algunas joyas artísticas que no hay que dejar de admirar. Entre ellas, destaca el llamado Ajedrez de Carlomagno, que es en realidad un relicario calificado como una de las mejores piezas de esmaltería medieval.

Disponéis de muchísima información y datos prácticos en la web oficial de la Colegiata de Roncesvalles. Pero aquí os dejamos direcciones y teléfonos por si ya estáis pensando acercaros. No os perdáis este vídeo para ir abriendo boca. Y recordad que muchas de nuestras casas asociadas están a un paso de este maravilloso lugar.

COLEGIATA:

Teléfono: 948 760 000

E-mail: info@roncesvalles.es 

OFICINA DE TURISMO

Teléfono: 948 760 301  

E-mail: oit.roncesvalles@navarra.es


Compartir: